QUÉ VER en SHIKOKU, el AUTÉNTICO Japón

Hay mucho que ver en Shikoku pese a que sea de las islas menos visitadas de Japón. Es, de hecho, un auténtico viaje al Japón más tradicional y auténtico. 

Para llegar a ella crucé tempestades y tifones, sufrí ataques de leviatanes y demás gigantescas criaturas marinas…

Vale, vale, si… me he flipado un poco. Realmente lo que cogí fue un ferry que me llevó desde Hiroshima tras 3 horas y 2000 yenes, hasta la ciudad de Matsuyama. 

Pero sí que es cierta una cosa. En esta isla todavía se ven más ojos orientales que occidentales entre los turistas... en aquellos lugares donde llega a haber turistas.  Dejadme que os diga lo que hay que ver en Shikoku.

Qué ver en Shikoku

_1060825 copia

Como he dicho, utilicé un ferry para llegar hasta Matsuyama. Los diferentes medios acuáticos para alcanzar la isla son los siguientes: 

Ferries Shikoku

Imagen extraida de japan-guide.com

 

Para los que tengan miedo al barco, se puede cruzar también en tren desde  Okayama cruzando el puente Seto-ohashi y por carretera, de Onomichi a Imbari y de Kobe a Naruto.

Matsuyama

Siendo la isla más pequeña de Japón de las 4 grandes que lo conforman, moverse en ella no requiere mucho tiempo. Yo le dediqué 6 días de mi viaje, permitiendome incluso disfrutar de las aguas termales del Dogo Onsen, el más antiguo de Japón, con su té de matcha, el té típico japonés.

que ver en Shikoku

Esta isla es famosa por su ruta de peregrinación llamada Shikoku Henro o “ruta de los 88 templos”, una de las cosas más interesantes que hay  que ver en Shikoku . Esta es una ruta de peregrinación que bordea toda la isla y  se extiende más allá de 1000 kilómetros.

Encontrarte al típico peregrino, con sombrero cónico de juncia, ropa blanca, una vara de madera y un saquito de tela es de las imágenes más típicas de Shikoku. 

Peregrino del Shikoku Henro

Durante mi ruta crucé varios de estos templos, pero algunos fueron especialmente sorprendentes, como el número 51, Ishiteji, toda una reliquia en sí mismo. En este también me encontré una sorpresa oculta a modo de túneles en la roca.

Templo de Ishiteji

Ruta de los 88 templos:
Para ver dónde están los 88 templos, pincha aquí  para verlos todos localizados en google maps, toda una ayuda para los que quieran hacer la ruta por partes.

Matsuyama, además ofrece otro gran atractivo, su elevado castillo, situado en lo alto de una colina y dentro del cual uno se puede vestir con la armadura de un samurai.

Castillo de Matsuyama

Para moverme por Shikoku lo hice con un formato distinto del famoso JR Pass, el All Shikoku pass para 4 días.

Esta es la lista de precios para noviembre de 2015.

JR-All-Shikoku-Rail-Pass

Con él pude montar en uno de los múltiples trenes (que serían un gustazo para cualquiera de mis sobris después de la entrada que hice para ellos) adornados con las imágenes de Anpanman, una de las series de dibujos infantiles más famosas de Japón.

Tren de Ampaman

Takamatsu, Kotohira y Kochi

Llegado a Takamatsu, pude disfrutar de uno los jardines más imponentes del país, el Jardín de Ritsurin , que comenzó a construirse allá por 1625, con su casa de té al estilo más tradicional japonés.

Esta es, sin duda, otras de las joyas que hay que ver en Shikoku. 

Jardín de Ritsurin

Mi ruta fue saltando de pueblo en pueblo, disfrutando del turistico templo de Kotohira (que no forma parte de los 88), en la estación del mismo nombre y el nada turístico y muy interesante templo de Zentsuji (el número 75 de los 88), muy cerca de Kotohira.

Valle de Iya

Tras una paso rápido por Kochi, en el sur, llegó la parte más espectacular de lo que viví en Shikoku… El valle de Iya.

Este valle, situado en la prefectura de Tokushima, es una auténtica maravilla natural. Montaña, agua y bosque fusionados, parece como sacado de una película, aislado en las profundidades de la isla es incluso complicado poder moverse por el valle salvo que se tenga coche propio (cosa que no tenía).

Kazurabashi

Yo utilicé transporte público para moverme por el recorrido principal del valle y las conexiones de transporte dependen mucho del lugar donde uno se hospede. Yo me quedé en Momonga Village Guest house, cerca de la estación de tren de Awa Kawaguchi.

Las posibilidades con transporte público son el tren, que conecta los pueblos de Awa Ikeda, Awa Kawaguchi, Koboke y Oboke, el más cercano a la zona del valle, y el autobús de línea, que une estos mismos pueblos con el puente Kazurabashi, una de las atracciones del valle. Este es un puente hecho con hojas de parra entrelazadas y mide 45 metros de largo.

Shikoku Puente de Kazurabashi

Con el mismo autobús con el que se llega a este puente se puede alcanzar el pueblo de Kubo, a mitad del valle. A partir de aquí se puede acceder a la parte más profunda del valle, la zona este, y tras 50 minutos de recorrido por una serpenteante carretera, el monte Tsurugi, el segundo más alto de Shikoku, con 1954 metros, aparece ante nuestro ojos. Poco antes del monte se encuentran dos puentes gemelos, Oku-Iya Nijyu Kazurabashi, similares al primero, y a mitad de recorrido el pueblo de Ochiai, un poblado tradicional construido a lo largo de toda la ladera de la montaña.

Yo, con mi naturaleza de cabra que me caracteriza, por supuesto, me fui directo a por el Tsurugi, de subida no muy dura y con vistas espectaculares de toda la región.

Monte Tsurugi

NOTA: He de decir que yo tomé el autobús para llegar y, debido a la poca frecuencia de buses entre Kubo y el monte Tsurugi (solo hay dos buses al día, tanto de ida como de vuelta, pero si se quiere subir hasta lo alto solo existe una opción, tomar el primero para la ida y tomar el último a la vuelta) no me dio tiempo a ver en el mismo día el pueblo de Ochiai y demás zonas intermedias. Para ello se necesitaría hacerlo en otro día o moverse haciendo autostop.

Aquí pongo el panfleto con los horarios de autobus en el valle de Iya. 

Horarios autobus valle Iya

El valle de Iya, tras recorrerlo y dedicarle gran parte de mi tiempo me corroboró, sin duda alguna, que es la principal atracción que hay que ver en Shikoku. 

Isla de Naoshima:

Os voy a hablar de una pequeña isla en la que no estuve pero que tiene una pinta tremenda. Es conocida especialmente por su concentración de muestras de arte contemporáneo, haciendo de la isla un museo en sí mismo. Uno de los más interesantes es el Naoshima Art House Project. En este proyecto, las casas vacías de la isla se han convertido en el escenario de diversas instalaciones artísticas. 

En definitiva, la isla de Shikoku, que estaba entre mis objetivos al entrar a Japón, cumplió con las expectativas… un lugar apartado, donde conocer un Japón algo más profundo y menos masificado.

You may also like...

7 Responses

  1. Genial post con información muy útil para nuestro próximo viaje a Japón en el verano de 2016. Estamos de los nervios ya y nos quedan todavía muchos meses por delante. Nos apuntamos este impresionante lugar y quedamos ya enganchados al blog para próximos posts =) Abrazos viajeros!
    Lucía y Manu de http://www.lowcosteros.com

  2. Isabel Fernandez dice:

    Por fin algo de buena información de Shikoku y en concreto del valle de Iya!!! Me voy este verano, y gracias a tu post, se me ha despertado la curiosidad por esta isla y he planeado mi viaje para poder escaparme a Shikoku, hasta he reservado en el Momonga! Si quieres que les lleve algo (pequeñito…. 😉 de tu parte…
    Tal como dices, no hay demasiados autobuses y las 2 paginas webs de las compañías que operan por la zona, están en un perfecto japones :-(. Te importaría mandarme la foto de los horarios?
    Mil gracias y un saludo
    Isabel

    • DaniKeral dice:

      Hola Isabel! Muchas gracias por tu mensaje y por los elogios 🙂

      No lo dudes, ve a Shikoku y concretamente a Iya, porque te va a encantar. Si vas tu sola, esa zona del valle te diría que la intentases en autostop cuando estés al lado del primer puente de Katzurabashi, porque los que se mueven por allí son para recorrer toda la zona (y si vas a Tsurigui, aun más, la gente va allí con sus coches y puede haber opciones de regresar). Los japoneses no son los que más recogen pero aun así sí recogen viajeros (yo no lo hice porque iba con una chica australiana que conocí en el hostel y no le molaba mucho el autostop).

      Ahora te mando la foto via email, jeje, considerando la poca info en castellano y en internet que hay sobre la zona, la verdad es que sí que es valiosa, sí.

      Un abrazo, y si tienes cualquier duda, pregunta!

  1. noviembre 22, 2015

    […] trataba de un amuleto que cuida de la salud de los pies y que procede de la isla de los 88 templos, Shikoku, y quería que ahora protegiese los pies de aquella mujer española. – “Strong feet” me […]

  2. septiembre 20, 2016

    […] río se extiende por espesos valles a lo largo de no se sabe cuántos kilómetros. Dependiendo del día son más o menos, debido al […]

  3. enero 26, 2017

    […] Shikoku es la más pequeña de las  cuatro islas principales de Japón y uno de los lugares en los que se preservan las tradiciones de forma más pura del país. Entrar en Shikoku es adentrarse en el Japón más profundo. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: