MEDINA SIDONIA: un pueblo de CADIZ para veranear entre mar y montaña

Conil, Vejer, Chiclana, Puerto de Santa María… Probablemente conozcas todos estos lugares, los famosos pueblos de la costa de Cádiz. Pero como estos ya son muy, muy, muy, pero que muy conocidos, voy a centrarme en algo diferente: voy a contarte todo lo que hay que ver en Medina Sidonia, uno de los pueblos de Cádiz para veranear entre mar y montaña que mucha gente obvia en su viaje hacia el sur de España.

Qué ver en Medina Sidonia: uno de los pueblos de Cádiz para veranear entre mar y montaña

Hay muchos pueblos de Cádiz para veranear. De hecho, es uno de los destinos preferidos para muchos turistas y todos los pueblos antes mencionados se llenan hasta la bandera. Es por ello que ha surgido el concepto de “pueblos en segunda línea de playa” entre los que está Medina Sidonia. Pero este no es sólo un pueblo tranquilo situado a una distancia cómoda de la playa. Hay muchas cosas que ver en Medina Sidonia y en sus alrededores, como el Parque Natural de los Alcornocales.

Qué ver en Medina Sidonia: ruta por el pueblo

El área de Medina Sidonia lleva habitada desde la Edad de Bronce. Romanos, visigodos, musulmanes y, por último, cristianos han ido dejando sus huellas sobre su terreno irregular, situado entro dos cerros. El lugar en el que mejor se observa esta estratificación es el conjunto arqueológico del Castillo, aunque se puede observar en otros lugares de la población. Voy a describir un trazado por las calles de la localidad en el que descubriremos, punto por punto, todo lo que hay que ver en Medina Sidonia.

Plaza de España y Ayuntamiento

Comenzaremos en la Plaza de España, donde se encuentra el Ayuntamiento. Amplia y flanqueada por pisos bajos encalados de blanco, esta plaza es casi totalmente peatonal. Desde la Plaza de España, tomaremos la calle Basurto, en pronunciada cuesta, que permitirá una bonita toma fotográfica desde lo alto, tan característica de los pueblos blancos de Cádiz. Desde aquí, habrá dos opciones: una bajar hasta el cruce con calle Musulmanes, para dirigirnos, otra vez en sentido ascendente hasta las caballerizas del Duque por la calle Tartessos; y otra subir hacia el arco de Belén.

El arco de Belén

El arco de Belén es una de las tres puertas antiguas de la muralla de la medina musulmana, datada entre los siglos X y XIII. Tras numerosas reformas posteriores que hacen difícil reconocer su origen musulmán, en la actualidad aloja una hornacina con un cuadro de María Santísima de Belén.

Iglesia de Santa María la Mayor la Coronada

Traspasado el arco, llegamos a una amplia plaza con una estructura de asientos en forma de teatro romano y, a continuación llegamos a la Plaza de la Iglesia Mayor, donde se encuentra la Iglesia de Santa María la Mayor la Coronada, templo gótico renacentista del siglo XVII, nombrada Monumento Histórico-Artístico en 1931.

Conjunto Arqueológico del Castillo

En la zona más alta de la ciudad se encuentra el Conjunto Arqueológico del Castillo, uno de los puntos turísticos más importantes que hay que ver en Medina Sidonia. Como comentaba al principio, en este espacio arqueológico se puede observar la existencia de tres fortificaciones superpuestas: un castellum militar romano, algunas partes del alcázar árabe y un tramo de gran envergadura del castillo que mandó construir el segundo Duque de Medina Sidonia.

El mejor mirador de Medina Sidonia

Desde el Castillo, pondremos rumbo hacia el centro del pueblo (no sin antes tomarnos un vino o una cerveza en el mirador del restaurante la Vista de Medina, posiblemente, el lugar con mejores vistas de todo el pueblo.

Museo Etnográfico de Medina Sidonia.

Tras el breve (o no) descanso en el mirador, nos dirigiremos hacia la calle Altamirano. Aquí se encuentra el Museo Etnográfico de Medina Sidonia, ubicado en una de las fachadas de la Casa Palacio de los Enrile.

Arco de la Pastora

Visto el museo (que siempre recomiendo, los museos etnográficos son espacios donde el pasado habla al presente y le dice cómo ha llegado a ser lo que es), nos dirigiremos por la calle Muro hasta encontrarnos con uno de los elementos más identificativos de Medina Sidonia: el Arco de la Pastora. Esta es una puerta árabe con arco de herradura en lo alto de una escalinata. Data de la época califal, en torno al siglo X. En la plaza sobre la que vierte la escalera del arco de la Pastora se encuentra una de las fuentes naturales del pueblo, la fuente Salada.

Calzada romana y conjunto arqueológico romano

Desde el Arco de la Pastora nos dirigimos hacia otros dos puntos de interés histórico: la calzada romana y el conjunto arqueológico romano. La calzada se encuentra a cuatro metros por debajo de la calle Álamo y fue descubierto en 1997. El conjunto arqueológico es una de las cosas más interesantes que hay que ver en Medina Sidonia y es conocido popularmente como “las cloacas”. Se puede ver parte de lo que fue el entramado urbano de la cuidad romana Asido Caesarina, en el siglo I d.C: restos de viviendas, una calle pavimentada y una cloaca.

Iglesia de la Victoria

Tras empaparnos en el mundo romano, damos un salto de 15 siglos y nos plantamos en la iglesia de la Victoria, imponente edificio que guarda un retablo de la Virgen de la Victoria.

El Parque Natural de los Alcornocales

Muy cerca de Medina Sidonia se encuentra el Parque Natural de los Alcornocales. Repartido entre las provincias de Cádiz y Málaga, se trata del mayor alcornocal de la Península Ibérica y uno de los más importantes del mundo. Forma parte de la única Reserva de la Biosfera del planeta que se extiende por dos continentes, la Intercontinenal del Mediterráneo que abarca hasta la zona norte de Marruecos.

Los Alcornocales es un espacio muy singular gracias a sus circunstancias geográficas: aunque el punto más alto del parque, el Picacho, llega apenas a los 1000 metros, el conjunto montañoso del parque tiene suficiente altitud como para que los vientos húmedos del atlántico queden bloqueados contra sus paredes. Esto hace que la zona tenga bastantes precipitaciones, con datos más próximos al norte de España.
Por otra parte, los vientos de levante provocan niebla en esa zona, descendiendo la temperatura en meses tan calurosos como agosto. Esto provoca los llamados bosques de niebla, pudiendo encontrarse la misma vegetación que en los bosques de laurisilva, convirtiéndose así en el único lugar continental donde se encuentra este tipo de bosque.

La vegetación está compuesta por acebos, quejigos, alcornoques. Con los alcornoques sucede algo muy singular: se trata de un bosque denso de alcornoques, no una dehesa (como estamos acostumbrados a verlo) por lo cual es considerado la última selva de Europa.

En cuanto a la fauna, este es un lugar de paso de aves migratorias, siendo una de las áreas de descanso en su largo viaje a otras latitudes. Se pueden encontrar alimoches, buitres leonados, águila pescadora e imperial, siendo el corzo el más emblemático, una especie particular de la zona.

A nivel histórico, hay numerosos restos prehistóricos en forma de pinturas rupestres (como algunas de las primeras representaciones de barcos de la historia). De época romana, se pueden encontrar las calzadas romanas que iban desde Bolonia y Carteia hacia Córdoba y Sevilla.

Toda esta información se puede encontrar en el centro de visitantes de los Alcornocales (donde también se encuentra una suberoteca, con muestras de los tipos de corcho extraídos y un jardín botánico donde se explican elementos del parque a pequeña escala).

Medina Sidonia, un mensaje de conservación

Energía renovable

En mi viaje a Medina Sidonia descubrí dos elementos que hablan muy bien de la conciencia ecológica del lugar. Una de ellas es la energía eólica: 7 parques eólicos se pueden encontrar en toda el área municipal, convirtiéndolo en uno de los lugares con mayor apuesta por esta energía renovable.

Para aquellos a los que les haya venido la cabeza el concepto de aves migratorias y de hélices de los molinos, un dato interesante es que por la zona hay un ornitólogo de “guardia” que está al tanto de la llegada de aves. Si en algún momento ve que puede haber algún riesgo, puede parar el/los molinos en cuestión a través del móvil y volver a encenderlos una vez haya pasado el ave.

¿Para beber? Agua del grifo

Otro de los elementos llamativos de Medina-Sidonia respecto a la conservación natural es su programa Progrifo, por el cual quieren incentivar el uso de agua corriente para el consumo humano en lugar del agua embotellada.

Dónde comer en Medina Sidonia

Si hay algo que se disfruta especialmente en Medina Sidonia es de la gastronomía. Lo característico de la zona son los guisos de verduras autóctonas,la carne de un tipo de res autóctona, la vaca retinta, los productos de mar, situado a escasos kilómetros y… algo muy característico de la localidad, la repostería, con los famosos alfajores, dulces tradicionales árabes.

Algunos lugares donde comer en Medina Sidonia son:

  • Restaurante el Caliche
  • Restaurante la Vista de Medina
  • Restaurante el Duque

Productos típicos del área de Medina Sidonia

Los productos más característicos de la gastronomía de Medina Sidonia son, sobre todo, dos: la carne de vaca retinta y los alfajores, producto de origen árabe que, a su paso por la península, echó raíces y se convirtió en una tradición del lugar. 

Dónde dormir en Medina Sidonia

Existen bastantes lugares donde dormir en Medina Sidonia y disfrutar de una visita completa durante un fin de semana. Yo me alojé en uno de los apartamentos turísticos de Los Balcones, donde lo mejor, con diferencia, es la espectacular terraza desde la que se divisa todo el pueblo y la llanura que separa Medina de la costa.

Si quieres echar un vistazo a otras opciones de alojamiento, puedes mirarlos pinchando en el link. 

Hay mucho que ver en Medina Sidonia, la combinación entre historia, naturaleza y playa lo convierte en uno de los pueblos de Cádiz para veranear entre mar y montaña más interesantes de la provincia. 

Si quieres conocer más lugares del sur de España recomendables para veranear puedes mirar este artículo sobre la costa de Huelva.

MEDINA SIDONIA: un pueblo de CADIZ para veranear entre mar y montaña
5 (100%) 1 vote

You may also like...

3 Responses

  1. Jose Lop dice:

    Esos desayunos ricos de Yolanda!!! Quien me diera tener esa terraza para desayunar y currar un rato cada día.

  2. Es realmente precioso y con muchos planes para hacer y disfrutar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *