Mapa de lugares fuera del mapa

Mapa de lugares fuera del mapa

“En un mundo donde todo se conoce y está cartografiado, aquellos lugares que no aparecen en los mapas se vuelven intrigantes y provocadores.” Con esta frase comienza uno de los capítulos del libro “Fuera del mapa: un viaje extraordinario a lugares inexplorados”, de la editorial Blackie Books. Su autor es Alastair Bonnet,  profesor de geografía social de la universidad de Newcastle,  una de esas personas con las que apetecería charlar durante horas.

Mamá, quiero ser psicogeógrafo

Alastair Bonnet es un psicogeógrafo. Entre 1994 y el año 2000, llevó a cabo un proyecto editorial con la revista vanguardista “Transgressions: a Journal  of Urban Exploration”.  Esta  seguía los conceptos de la llamada psicogeografía, una corriente iniciada en el año 1955 por el filósofo, escritor y cineasta Guy Debord que, a grandes rasgos, trata de analizar cómo el medio afecta al comportamiento del individuo y como a su vez las emociones y conductas de seres humanos deja su huella en ese mismo medio.

[su_quote]La práctica de la psicogeografía se ejerce a través de las derivas, paseos sin rumbo durante los que se  recogen las experiencias y los cambios ambientales que pueden ocurrir durante improvisados recorridos por las ciudades.[/su_quote]

Una deriva literaria. Esa es la actividad que nos propone Alastair Bonnet con “Fuera del mapa”, un paseo por 48 lugares que se encuentran en los márgenes de los mapas, que están ahí sin que el mundo sea consciente de ello, omitidos por causas políticas, sociales o ambientales.

Yo voy a transmitiros parte de su trabajo y os voy a llevar a una deriva particular por algunos de estos lugares a través de un mapa interactivo en el que conoceréis su  situación y  sus detalles. La información la amplio a continuación del mapa, explicando un poco más sobre cada lugar. 

Mi paseo os llevará por

  • El principado de Sealand, situado sobre una plataforma marítima;
  • Por las aldeas de Baarle-Nassau y Baarle-Hertog, contenidas una dentro de la otra como una muñeca rusa;
  • La ciudad oculta de Zheleznogorsk;
  • Las ciudades fantasma de Agdam y Centralia, una situada en un territorio que no existe, la otra sobre un incendio que dura ya 50 años 
  • Por la isla de basura del Pacífico norte.

Baarle-Nassau y Baarle-Hertog

Baarle-Nassau y Baarle-Hertog son un ejemplo de lo absurdas que son las fronteras. Estos pueblos de Holanda y Bélgica, respectivamente, son un puré geográfico de enclaves. 22 fragmentos belgas en suelo holandés y 8 holandeses en suelo belga (el fragmenteo más pequeño es un campo vacío de 2,6 kilómetros cuadrados). Esto hace que el territorio esté lleno de líneas divisorias que marcan la frontera de cambio de país, situadas en lugares tan caprichosos como en mitad de un supermercado o una vivienda.

[su_note note_color=”#fb8f86″]

Las puertas movedizas

En este caos de fronteras que hacía que una casa estuviese en dos países a la vez (comías en Bélgica y te duchabas en Holanda), se determinó por ley que los impuestos se pagasen en el país donde se encontraba la puerta de entrada a la casa. Esto provocaba que los vecinos las movieran un par de metros para situarlas en el país más barato. [/su_note]

El origen de esta locura territorial viene de una época medieval en la que por toda Europa se creaban enclaves como resultado de la complejidad de los dominios de las aristocracias locales y sus reclamaciones territoriales. Desde la formación de la Unión Europea, las fronteras entre ambos fueron neutralizadas, pero aun siguen estando ahí presentes, como un interesante reclamo para turistas. 

Zheleznogorsk

Vivir en un lugar que no existe de forma oficial debe ser lo más parecido a estar dentro de una película de  James Bond. Hay  países que no han querido mostrar sus secretos, especialmente  los más poderosos, como Rusia o Estados Unidos (ahí está esa misteriosa Área 51) en climas tan inestables como la Guerra Fría.  Zheleznogorsk  fue una de las ciudades secretas de Rusia hasta 1992, cuando Boris Yeltsin sacó a la luz las cerca de 40  ciudades cerradas que existían en Rusia. 

En todas estas ciudades  se ocultaba algo importante, como el caso de Zheleznogorsk y su central nuclear (cerrada en 2010) para la construcción de armas nucleares. Lo más llamativo es que muchas de ellas siguen cerradas por deseo propio, ya que son lugares con un nivel de vida alto:  eran los asentamientos más prestigiosos y mejor financiados de la URSS. 

Isla de basura

Los humanos somos sucios hasta niveles de provocar islas de basura del tamaño de Francia

Al conjunto de residuos (plásticos en su mayoría) que flotan en el Pacífico norte se le conoce con  espectacular nombre de Vórtice de Basura del Pacífico. Esta es un área algo difusa, lugar de convergencia de diferentes corrientes marinas, en la cual se localizan restos de bolsas, contenedores de bebida y comida, utensilios o juguetes, muchos de ellos parcialmente desintegrados por el efecto del sol y el agua. Aunque hay más islas de basura identificadas en otros océanos del planeta, como el Pacífico sur o el Atlántico norte, esta zona es la de mayor envergadura, algo comprensible, pues se encuentra rodeada de grandes potencias industriales como USA , China o Japón. El origen de esta basura es, en su gran mayoría, de vertidos que ser realizan desde tierra al mar.

 

Como cabía esperar, diferentes grupos de protesta medioambiental se han ido manifestando, siendo la ONG Oceans Foundation junto a la página web de contenidos LADbible los que han hecho la propuesta más llamativa: que esta isla de contaminación sea reconocida como el país número 196 del planeta. Aquí está el vídeo que lo promueve:

Agdam

Agdam es una ciudad muerta en un país que no existe. 

Nagorno Karabaj es el nombre que recibe una república existente entre Azerbaiyán y Armenia y que es el núcleo de conflicto principal entre ambos países. Entender lo que sucede con Nagorno es algo complicado y requiere conocer todo lo que ha sucedido en esta zona  a lo largo de la historia. 

Como ya comenté en esta entrada sobre Armenia, la encrucijada del Cáucaso, en la que se encuentran Armenia, Azerbaiyán, Georgia y la zona oriental de Turquía, ha visto pasar a casi todos los imperios de la historia, cambiando sus fronteras de forma constante. Este cambio de fronteras ha provocado que surjan muchos conflictos nacionalistas como el de Nagorno. Esta región, con población mixta azerí y armenia pero con mayoría de esta última, formó parte de Armenia en el pasado, pero los cambios fronterizos provocados por la URSS hizo que pasase a manos de Azerbaiyán durante el gobierno soviético. Caída la URSS, Nagorno reclamó su independencia de Azerbaiyán a comienzos de los 90, provocando una guerra que duró varios años (hoy día, aun después del alto el fuego, sigue habiendo escaramuzas en la frontera). 

Esa guerra fue lo que convirtió a Agdam en lo que es hoy día: una ciudad devastada, con sus edificios convertidos en escombros. El ejército de Nagorno atacó la ciudad de Agdam, haciendo huir a la mayoría de población (de nacionalidad azerí) destruyendo gran parte de los edificios. Hoy día, las fronteras entre Armenia y Azerbaiyán están cerradas producto del conflicto de Nagorno.   

Centralia

Para los que hayan jugado a vídeo juegos alguna vez en su vida, recordarán Silent Hill, un pueblo abandonado donde sucedían cosas extrañas. El lugar que lo inspiró fue Centralia

Centralia tenía una población de 1000 habitantes a comienzos de los años 80. Veinte años antes un accidente provocó el incendio de una veta de carbón de una mina abandonada de las cercanías, provocando la expansión de la misma por las diferentes galerías, situadas bajo la población. Los intentos de extinción fracasaron. En los años 80, tras descubrir que el suelo estaba inestable (un niño cayó a través de una brecha que se abrió de pronto bajo sus pies), el gobierno de USA asignó más de 40 millones de dólares para la reubicación de los habitantes. A día de hoy, el incendio sigue en activo y solo 10 personas continúan habitando el pueblo, cuya carretera principal, agrietada por el calor, se ha convertido en un inmenso mural de graffiti llamado la Graffiti road

Sealand.

En septiembre de 2017 se celebró el 50 aniversario del país más pequeño y extraño del mundo: Sealand, una plataforma marítima en mitad del mar del Norte,  a unos 10 kilómetros de la costa británica. 

Esta plataforma fue construida en 1942 como torre de defensa durante la Segunda Guerra Mundial. El 2 de septiembre de 1967, Paddy Roy Bates, ex militar británico, tomó posesión de la plataforma para implantar una radio pirata. Pero Bates fue más allá y reclamó soberanía sobre el lugar, al cual convirtió en el Principado de Sealand, una micronación no reconocida por ningún estado del mundo. 

Desde entonces todo lo que ha ocurrido en torno a Sealand  ha sido  surrealista. Entre los sucesos más importantes destacan

  • Un intento de posesión de la plataforma por parte de un grupo de inversores alemanes y holandeses, el cual fue neutralizado por Roy Bates, tomando como “rehén de guerra” a un abogado alemán presente en la operación y que tenía pasaporte de Sealand 
  • Una red de estafa surgida en España en torno a la micronación, la cual manufacturaba pasaportes  (que garantizaban inmunidad penal o exención de impuestos) que estuvieron envueltos en diferentes crímenes, como el asesinato de Gianni Versace.  

En 2007, la familia Bates puso en venta (gestionado por una empresa española) la plataforma, pero finalmente no se llegó a formalizar ninguna compra (hubo una propuesta millonaria por parte de la web sueca de búsqueda y rastreo de ficheros BitTorrent The Pirate Bay, cuyos creadores fueron condenados por estafa años después). 

El principado de Sealand tiene su página web, donde se puede descubrir más sobre este lugar (y comprar títulos de lady o lord). 

 

Estos son solo 6 lugares de todos los que Alastair Bonnet habla en “Fuera del mapa”. Otros 42 igual de extraños y sorprendentes aguardan en sus más de 300 páginas. Si quieres saber más, haz click sobre la imagen. 

 

 

You may also like...

6 Responses

  1. machbel dice:

    Que buena pinta tiene este libro, igual cae para navidades. Gracias por recomendarlo!

  2. ail dice:

    Ah bueno, alta investigación hizo el tipo, más que interesante…

  3. me encanta el concepto de psicogeografía 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *