«Matrioska UNESCO: Ibiza ⇄ Santiago», una acción artístico-viajera

Cuando creé unviajecreativo.com, allá por 2015, lo hice con una clara intención: permitirme un espacio en el que dejar salir partes que habían estado silenciadas dentro de mí durante años y contar los viajes de un modo diferente al habitual. No quería hacer únicamente un muestrario de lugares, relatos, consejos e imágenes recogidas durante mis viajes. Quería hacer algo más.

Entre las múltiples formas de llevar a cabo esa misión (las cuales están representadas en la sección «Viajes creativos«) hay una que era, para mí, la más complicada y la más atractiva al mismo tiempo: utilizar el viaje como herramienta creativa, como el pincel lo es para el pintor. Esta intención ha ido evolucionando con el tiempo y se ha transformado en el intento de ir un poco más allá: concebir el viaje ya no solo como una herramienta de creación sino como una obra artística en sí misma.

Este es el contexto en el que ha surgido la acción «Matrioska UNESCO: Ibiza ⇄ Santiago» y de la cual hablaré un poco más adelante. Antes es preciso explicar una parte del proceso que me ha llevado hasta aquí.

Matrioska Unesco

En un artículo para la Revista de Occidente, el escritor Javier Reverte explicaba, ya en el año 1997, que «viajar comparte con el arte una parte de su esencia, porque el arte y el viaje ahondan en lo que no se sabe, buscan terrenos ignorados, inventan un forma de ver el mundo (…) por eso muchos de los grandes espíritus del arte han sido primero grandes viajeros».

Este pensamiento quedó también reflejado en su libro Vagabundo en África, publicado un año después, en el que decía que «viajar es también una forma de crear, porque retienes cuanto ves y cuanto oyes, en la memoria y en la retina, para intentar más tarde interpretarlo, como si fueras un artista, un pintor frente a los colores, frente a los rostros y las formas, un músico abierto a los sonidos, a las voces y los ritmos, o quizás y al fin un poeta.»

Lo que dice Reverte es que el viajero es, a su vez, creador, porque todo viaje (sobre todo aquellos que se realizan durante un tiempo prolongado y en los que predomina el factor de la improvisación y el «dejarse llevar») conlleva el origen de algo nuevo, tanto a nivel interno –cambios en la forma de pensar y de actuar– como externo: la toma de decisiones que dan un giro a tu vida e, incluso, la creación de un «producto» (libro, escultura, pintura, página web…) en el que queda plasmada la experiencia vivida.

Esta última manifestación es la que enlaza más directamente con la figura del artista: esa persona cuyas inquietudes, emociones e impulsos le conducen, de forma irresistible, a crear un objeto cultural que exprese su mundo interior. En este punto de la explicación puede que surja una pregunta: «¿qué es antes, el viajero o el artista?». La respuesta más coherente sería que, en muchos casos, son dos caras simultáneas e inseparables de las infinitas que forman la personalidad poliédrica de cualquier ser humano con inquietudes artísticas.

Matrioska Unesco Ibiza Santiago

La lista de artistas que han visto estimulada su actividad creativa gracias a los viajes (pintores, escritores, músicos…) y para los cuales el movimiento geográfico ha servido de inspiración podría ser infinita.

Hay otros para los cuales este movimiento geográfico ha supuesto, en sí mismo, el utensilio a través del cual han creado sus obras (los proyectos de fotógrafos itinerantes como Edwar S. Curtis o Richard Avedon, las obras de artistas Land Art como Richard Long, que creaba sus obras a través del acto de caminar…). Y, finalmente y unido de forma muy estrecha a la forma mencionada anteriormente, están los artistas que han hecho del viaje o del movimiento geográfico la obra de arte en sí misma: Hamish Fulton y On Kawara con sus caminatas, Francis Alÿs, Perejaume o Sophie Calle con sus intervenciones a través del movimiento o Stephen Lund y colectivos como Rotorr y The Waag Society y su arte locativo.

Es, precisamente, en este último grupo donde se podría encuadrar mi intervención artístico-viajera: «Matrioska UNESCO: Ibiza ⇄ Santiago».

Matrioska Unesco

Esta es una acción creativa con la que he convertido Ibiza y Santiago de Compostela (catalogadas como lugares Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) en dos ciudades matrioska. Al igual que sucede con la muñeca tradicional rusa, he hecho que ambas ciudades contengan una parte de la otra dentro de sus calles a través de pegatinas con códigos QR.

La acción se ha llevado a cabo de la siguiente forma:

  • Se han elegido varios monumentos y lugares de interés turístico de cada ciudad (incluyendo sus catedrales).
  • Se han superpuesto los mapas de ambas ciudades (utilizando la misma escala).
  • Se ha elegido como punto común sus catedrales.
  • He marcado los monumentos y lugares elegidos en ambos mapas y he perforado en esos puntos.
  • Las perforaciones han dejado marcas en el mapa inferior, señalando la situación virtual en la que se encontrarían los monumentos de una ciudad sobre los de la otra.
  • He recorrido ambas ciudades y adherido las pegatinas con códigos QR que enlazan a una página donde se puede realizar una vista virtual al monumento que se encontraría en esa localización (acompañada de un mapa interactivo con el resto de puntos). En cada localización (dentro del mapa) se han añadido imágenes en miniatura de los lugares donde están pegadas las pegatinas.

Estos son los mapas con las localizaciones en ambas ciudades:

Mapa localizaciones Ibiza

Mapa localizaciones Santiago

El objetivo de esta intervención artístico-viajera de tipo locativo es hacer del viaje algo más que un mero acto turístico y convertirlo en pincel y obra de arte. El fin último que se busca es propiciar un diálogo creativo entre las dos ciudades Patrimonio de la Humanidad, generar una nueva dimensión en el recorrido urbano de ambas, el cual premiará a los paseantes más observadores.

Al ser una intervención llevada a cabo de forma espontánea en el espacio urbano (es decir, sin buscar el apoyo de instituciones locales), es totalmente vulnerable a la meteorología, los paseantes y los propios servicios de limpieza de la ciudad, haciendo que su permanencia temporal pueda ser bastante limitada, como muestra este tuit donde una persona de Ibiza me informó hoy mismo que una de las pegatinas ya había sido quitada (solo habían pasado 4 días):

Una vez realizada, surge la posibilidad de seguir ampliando la intervención y generar un mapa de #CiudadesMatrioska (o #PueblosMatrioska, #AldeasMatrioska…), algo para lo cual, por supuesto, es obligatorio el movimiento geográfico (algo limitado en los tiempos actuales a causa del virus). En cualquier caso, la semilla está plantada y, ya sea en forma de matrioska, ya sea en forma de algo nuevo y diferente, mi intención es seguir generando nuevas creaciones en las que el viaje sea herramienta y obra de arte.

Enlaces a las páginas Matrioska-UNESCO:

Para aquellos que no puedan realizar el paseo (bien porque no pueden visitar estas dos ciudades, bien porque las pegatinas ya hayan sido quitadas) añado a continuación los enlaces a las páginas que abriría cada QR:

En la ciudad de Ibiza:

Matrioska Unesco
Matrioska Unesco
Matrioska Unesco
Matrioska Unesco

En la ciudad de Santiago:

Matrioska Unesco
Matrioska Unesco
Matrioska Unesco
Matrioska Unesco
Matrioska Unesco

Dani Keral

Fotovidéografo por vicio, colaborador en revistas Condé Nast Traveler, Yorokobu, Salvaje y Viaje con Escalas, guionista y locutor en el programa El Vuelo Sonoro de Radio Viajera. Culo inquieto.

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *