La postal más extraña del mundo

PARTE 1: la postal de la guarida del prusiano Me encontré con ella una tarde de diciembre. Madrid temblaba a tres grados sobre cero mientras yo giraba la esquina de Paseo de Recoletos con Almirante, muy cerca de la Biblioteca Nacional. Tras andar unos pocos metros, un cartel amarillo luminoso (que...