Narbona, la ciudad milenaria que MASTER CHEF hizo famosa

Resulta paradójico que Narbona, una ciudad con dos milenios de historia, tuviese que esperar hasta el año 2016 para que, al menos, 3,2 millones de personas empezasen a tener curiosidad por ella.
Ocurrió el 11 de mayo, cuando Master Chef, el programa culinario de moda, visitó el que es considerado uno de los mejores buffets de Europa, Les Grands Buffets. Gracias a aquella emisión mucha gente tuvo la primera noticia de esta ciudad de origen romano situada al sur de Francia. Hoy te voy a contar todas las bellezas que hay que ver en Narbona en un día, y te llevaré en primera persona a ese restaurante del que todo el mundo habla (y que es más barato de lo que imaginas).

que ver en Narbona en un día

Qué ver en Narbona en un día

Viajar a Narbona en tren, un placer de alta velocidad.

El viaje a Narbona puede ser un placer ya desde el mismo momento en que comienzas a desplazarte. 
He de confesar algo: yo soy de los que, a veces, disfruta más el desplazamiento que el destino en sí mismo. El tren (con permiso del avión) es, quizá, mi medio de transporte favorito. Dame un libro, una ventanilla y el traqueteo de un tren y ya soy feliz. Soy así de facilón.

Bien pues hay una buenísima noticia para los que viajéis desde Madrid o Barcelona: las redes de alta velocidad de Francia y España se han unido para poder llegar hasta Narbona en tiempo record: en 1 hora y 55 minutos te plantas allí desde Barcelona y en 5 horas desde Madrid.

Tren alta velocidad España Francia

Qué ver en Narbona en un día: de Roma a la alta gastronomía del siglo XXI

Narbona nació el 118 a.C como colonia romana bajo el nombre de Narbo Martius. Situada en la Vía Domitia, el primer camino romano que atravesó la Galia y que unía Italia con España. Hoy día se encuentra situada en la región de Occitania, al sur de Francia, atravesada por el canal de la Robine, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La Narbona romana: el Horreum y la Vía Domitia

Si se pasea por Narbona, se puede ver que quedan pocos restos de la época romana apreciables a simple vista. Uno de ellos es el trozo de la Via Domitia localizada en la plaza del Ayuntamiento.

Pero Narbona guarda un tesoro romano bajo su superficie. Ese es el Horreum, un conjunto de
galerías subterráneas que conectan pequeñas habitaciones. Se supone que formaba parte de una estructura superior en altura, probablemente un mercado o un almacén público. Los muros, muy bien conservados, muestran el estilo constructivo romano, hecho que permitió reconocer el origen de la estructura. Sin duda, uno de los grandes atractivos que hay que ver en Narbona en un día. 

Qué ver en Narbona Horreum

Los horarios del Horreum son los siguientes:
– Del 1 de octubre al 31 de mayo: abierto todos los días salvo los martes de 10:00 a 12:00 y de 14:00 a 17:00
– Del 1 de junio al 30 de septiembre: abierto todos los días de 10:00 a 18:00
– Cerrado el 1 de enero, 1 de mayo, 1 de noviembre, 11 de noviembre y 25 de diciembre.

El precio de la visita son 4 euros (existe un abono para monumentos y museos que vale 9 euros, 6 en tarifa reducida y para grupos)

Iglesia de Notre-Dame de Lamourguier y el museo Lapidario

La antigua iglesia gótica de Notre-Dame de Lamourguier es el conocido como museo Lapidario, en el cual se expone unos 2000 bloques de piedras antiguas talladas y esculpidas en época romana. La mayoría de estos bloques, reutilizados en el recinto de la ciudad, se recuperaron a partir de 1868 cuando se desmantelaron las fortificaciones del siglo XVI y se colocaron en la iglesia que estaba en desuso.

Debido a la apertura en 2019 del Museo Regional de la antigua Narbonense (MuRéNA), estas piezas se cambiarán de lugar, provocando el cierre del actual museo.

Palacio de los Arzobispos, Torreón Gilles Aycelin y Museo Arqueológigo y de Arte e Historia

Palacio de los arzobispos Narbona

En el centro exacto de la ciudad, junto a la catedral de San Justo y San Pastor, se encuentra uno de los conjuntos arquitectónicos y museísticos más importantes de Narbona. Para los interesados en la cultura romana, aquí se encuentran el museo Arqueológico y el de Arte e Historia.

Con una altura de 41 metros, el torreón Gilles Aycelin, construido por el arzobispo homónimo, data del siglo XIII. Es uno de los mejores lugares para disfrutar de las vistas panorámicas de la ciudad.

Qué ver en Narbona en un día (2)

Catedral de San Justo y Pastor

La catedral de San Justo y Pastor, situada muy cerca del Palacio de los Arzobispos, se trata de un edificio gótico que se comenzó a construir en 1272 pero nunca se llegó a terminar porque para ellos se tendría que haber destruido la muralla romana que protegía la ciudad, algo que no se permitió debido a la importancia defensiva que suponía dicha muralla. 

El interior de la catedral, una de las más altas de Francia con bóvedas de 41 metros de altura, es uno de los lugares más atractivos que hay que ver en Narbona en un día. Destaca el gran órgano construido en 1741 y las grandes vidrieras que iluminan el interior del edificio. En una de las capillas se encuentra un interesante retablo en piedra polícroma que escenifica el purgatorio, el cielo y el infierno.

Catedral de Narbona

Horario:
– Abierto todo el año, de 9:00 a 12:00 y de 14:00 a 18:00.
– Cerrado el 1 de enero, 1 de mayo y 11 de noviembre.

Entrada gratuita.

Canal de la Robine y el puente de los Mercaderes.

El sueño de Luis XIV de construir una vía navegable que permitiera la comunicación interna entre las dos costas del sur de Francia tuvo su consecución en el llamado canal du Midi. Este canal, construido entre 1666 y 1681 en es una vía navegable que une Toulouse con el mar Mediterráneo. Pocos años después, en 1686, visto el éxito comercial del de Midi, se construyó el canal de la Robine. Ambos forman parte del patrimonio mundial de la Unesco.

Canal de la Robine Narbona

A su paso por Narbona, el canal pasa bajo el puente de los Mercaderes, uno de los pocos ejemplos de puentes cubiertos que existen en Francia.
A ambos lados del canal de la Robin, al sur del puente de los Mercaderes, se encuentran dos amplios espacios peatonales arbolados: las ramblas “Les Barques” y el paseo Mirabeau, en el que se monta un mercadillo los jueves y domingos por la mañana. (he de decir que, de todos los lugares que hay que ver en Narbona en un día, este canal es, probablemente, el que más me gustó). 

Mercado Les Halles

El mercado les Halles es un espacio cubierto que aloja a más de 70 tiendas. Con más de 100 años de vida y situado al lado del paseo Mirabeau, es uno de los centros neurálgicos de la actividad de ocio en la ciudad.

Qué ver en Narbona en un día (4)

Restaurante Les Grands Buffets

Louis Privat es un hombre sencillo, cercano, que te sirve una copa de vino aunque tú no te des cuenta de que se te ha acabado. Conversando, su español es lo suficientemente bueno como para entender las bromas que se le cuentan. Con un brillo en los ojos y la pasión del que está haciendo lo que le gusta, te muestra cada uno de los rincones de su restaurante, considerado uno de los buffets más importantes de Europa.

Les Grands Buffets Narbona Master Chef

Privat fundó Les Grands Buffets en 1989 en la ciudad de Narbona y, aunque el restaurante fue ganando fama por su gran calidad y su razonable precio, su aparición en el programa de Televisión Española Master Chef en 2016 le puso definitivamente en los mapas. Sus reservas aumentaron de forma exponencial. La misma noche de la gala (un martes) ya hubo reservas desde España para el día siguiente.

Les Grands Buffets Narbona

Y es que el lugar lo merece. Con la variedad que caracteriza a todo buffet, Les Grands Buffets juega en otra liga, ofreciendo productos de calidad de restaurante de estrellas Michelin. Pescado, marisco (langosta, bogavante), carne, pastelería (más de 100 variedades), quesos (¡una mesa con 45 quesos!, la más variada de Europa).
Y al mirar los precios, es cuando te das cuenta de cuánto merece la pena: 32,90 los adultos y 16,50 los niños entre 6 y 10 años (sin incluir la bebida).

Qué ver cerca de Narbona.

Abadía de la Fontfroide

La abadía de la Fontfroide es uno de los tesoros desconocidos que hay que ver en Narbona en un día. Situada a 14 kilómetros al sur, esta abadía del siglo XI tiene origen benedictino, aunque después pasó a formar parte de la orden del Císter hasta el año 1908, cuando la compró una familia local.

Abadía de la Fontfroide Narbona

El conjunto está formado por diferentes espacios: el claustro, la iglesia, varios patios, dormitorios, una bodega y un jardín rosaleda con cerca de 2500 rosas.

La visita a la abadía se realiza a través de visita guiada, que dura una hora. Tras la visita de los espacios de la Abadía, se puede prolongar la visita con una cata de vinos en la bodega o una comida en su restaurante. Entre los elementos más atractivos se encuentra el claustro donde se encuentra un pozo de agua que da nombre a la abadía. En dicho claustro destacan las galerías con sus conjuntos de columnas, tímpanos góticos y ojos de buey.

Parque Natural Regional de la Narbonesa

El Parque Natural Regional de la Narbonense en el Mediterráneo se extiende sobre 70.000 hectáreas. La ciudad de Narbona es la puerta que da al Parque Natural Regional y la mayor parte de su territorio comunal se sitúa en el interior del mismo. El parque cuenta con siete zonas paisajísticas, formada por lagunas, pinares, viñedos, macizos montañosos, paisaje de rivera…

Narbona playa

Para el que se le haya olvidado que estamos en la zona sur de Francia, es bueno recordar que aquí se encuentra una de las zonas con mejores playas del país. A 15 kilómetros de Narbona se encuentra  Narbona Playa, con un puerto de 600 amarres y una playa de km de arena fina. Para redondear esto, el área de Narbona es la que cuenta con más días de sol al año de toda Francia.

Dónde dormir en Narbona

En la propia ciudad existen varias opciones de alojamientos, como  los apartamentos de Appart city, para 2 ó 4 personas, o el hotel Midi, con habitaciones cuádruples o quíntuples.

Qué ver en Narbona en un día (8)

Si se cuenta con más días o incluso de vehículo, hay una opción de alojamiento situada en mitad del Parque Natural Regional de la Narbonesa. Ubicado entre viñedos, la Domaine de la Ramade es un alojamiento del tipo BnB (no AirBnb) ideal tanto para parejas como para grandes grupos, con habitaciones para 2, 3 o 4 personas.  Se pueden realizar diferentes actividades, como catas de productos locales como el propio vino elaborado en la finca o los productos de pastelería y repostería de la empresa narbonesaLe Fournil de Gilles” , así como servir de lugar de reunión y encuentro de empresas. 

Pese a su reducido tamaño, hay tanto que ver en Narbona en un día que merece la pena emplear un poco más y dedicarle un viaje más relajante para disfrutar de la ciudad y su entorno.

 

NOTA: El viaje a Narbona estuvo enmarcado en el III anual Meeting del equipo Tu Blog de Viajes, al que pertenezco, gracias a la ayuda de Tryptic comunicación y la Oficina de Turismo de Narbona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *