Un museo de Barcelona: la casa de les Punxes (o el castillo de Disney)

El castillo de la bella durmiente se encuentra en Barcelona y abrió en 2016 después de permanecer cerrado al público durante un siglo.
Es probable que aquellos que hayan paseado alguna vez por la Avenida Diagonal se hayan fijado en un edificio con varios torreones terminados en unas llamativas agujas. Se trata de un museo de Barcelona, la casa de les Punxes o casa Terradas, construida por el arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch en 1905 para la familia Terradas. Hoy os voy a contar la historia de este edificio inspirado en el “castillo del Rey Loco” o Neuschwanstein, el mismo que eligió Walt Disney como modelo para su “Bella durmiente”

Foto Ferrán Nadeu

Un museo de Barcelona, la casa de les Punxes

Bartomeu Terradas i Mont fue un empresario de la industria textil de la Barcelona de finales del siglo XIX. En 1901, tras su fallecimiento, su fortuna pasó a manos de su hijo y principal heredero Bartomeu Terradas Brutau (que fue jugador de un recién creado Fútbol Club Barcelona y, posteriormente, segundo presidente de su historia).

El fallecido también quiso cuidar del bienestar de sus tres hijas, para las cuales financió la construcción de un edificio que se dividiría en tres casas, una para cada hija. El proyecto fue encargado al arquitecto barcelonés Josep Puig i Cadafalch que diseñó un edificio con influencia centroeuropea siguiendo la corriente modernista del momento.

Museo de Barcelona, la Casa de les Punxes

Tres hijas, tres casas, un mismo edificio

El edificio se localizó en un emplazamiento algo peculiar, un espacio triangular en el recién urbanizado distrito del Ensanche de Barcelona. El proyecto consistía en un solo bloque constructivo que parecía una sola casa, pero que en realidad eran tres, cada una con signos distintivos en sus fachadas, diseñados de forma exclusiva para las tres hijas por el pintor Enric Monserdá. Lo más característico de la construcción son sus seis torres, coronadas por sendas agujas de forma cónica, lo que le dio el nombre popular de casa de les punxes (“los pinchos”, en catalán).

Para distinguir a cada una de las hijas eligió diferente ornamentaciones: para Ángela, en la casa número 420 de la Diagonal, realizó un diseño cerámico donde dibujó un ángel y el trébol como elemento floral recurrente. En la puerta de entrada utilizó el estilo mudéjar. Para la finca 418, propiedad de Josefa, diseñó un reloj de sol y un calendario, construyendo el portal de entrada en un estilo gótico con pináculos decorativos que representan la vara florida de San José.

Museo de Barcelona la Casa de les Punxes (4)

Museo de Barcelona Casa de les Punxes (3)

Por último, para Rosa, en el 416 de Diagonal, utilizó dos plafones con motivos florales referentes a la flor homónima, que también se pueden ver en los ornamentos en piedra y hierro.

Museo de Barcelona Casa de les Punxes (5)

En la parte posterior de la casa de Josefa el arquitecto diseñó otro plafón cerámico, el cual representa la historia de Sant Jordi matando al dragón. Esto muestra la tendencia romántica de Puig i Cadafalch de recuperar leyendas medievales de Cataluña. La presencia de este plafón ha servido para darle un nuevo rumbo a la construcción en su actual proyecto. 

Foto de la Casa de les Punxes

De casa particular a museo privado

A la muerte de las tres mujeres, que no dejaron descendencia, el edificio pasó a propiedad de su hermano. En 1975 fue declarado Monumento histórico nacional y a partir de la década de los 90 comenzó un proceso de restauración que culminaría en su reapertura como museo en 2016.

Museo de Barcelona Casa de les Punxes (8)

Dicho museo se centra en el tema de Sant Jordi, patrón de Cataluña, dedicando para ello la planta principal del edificio, la única abierta al público. A parte de esta, las otras dos dependencias con acceso público son la planta baja y la terraza que da acceso a los seis torreones. En su interior, las diferentes habitaciones se han reconvertido en espacios interactivos donde se proyecta la historia de Sant Jordi, respetando la decoración de columnas y ventanas, así como de un antiguo ascensor del año 1906.

Museo de Barcelona Casa de les Punxes (7)

En la azotea, a parte del acceso al mirador de la torre principal, se pueden ver varias exposiciones sobre el arquitecto, la familia Terradas, el simbolismo de la construcción, y la historia de Barcelona en el momento de su construcción).

  • Uno de los detalles más interesantes de estas pequeñas exposiciones es la explicación del origen del término “can fanga” para los barceloneses. Este término proviene del hecho de que a principios de siglo, gran parte de la ciudad se encontraba en obras y cuando llovía se convertía en un barrizal. Relacionado con esto y con Puig i Cadafalch está la creación de uno de los símbolos de Barcelona: el panot de flor o rosa de Barcelona, un tipo de baldosa diseñada por el arquitecto para la casa Amatller pero utilizado a posteriori para pavimentar numerosas calles de la ciudad. Sobre el panot de flor ya hablé en esta otra entrada en la que os proponía un juego.Barcelona secreta-3

Aparte, durante  los meses de verano la música inunda la azotea con actuaciones en directo de jazz, jazz fusión y otros ritmos similares. 

Museo de Barcelona Casa de les Punxes (1)

Precio museo de Barcelona “la casa de les punxes” 

El precio de las entradas para el museo de Barcelona, casa de Les Punxes es de 12,50 con audioguía, 20 con visita guiada y 23 con una visita más personalizada y copa de cava en la azotea.

Museo de Barcelona Casa de les Punxes (9)

En cuanto al alojamiento, Barcelona es una ciudad con muchas opciones, aunque su popularidad ha hecho que se convierta en un lugar muy demandado, por lo que es recomendable reservar con tiempo de antelación. Las opciones de alojamiento van desde diferentes establecimientos hoteleros, hostels, servicios de economía colaborativa como la polémica Airbnb o la reciente Guest to guest, apartamentos en la playa de Barcelona  o incluso la red social de alojamiento Couchsurfing, que busca una interacción más cercana con la gente del lugar.

 

La visita a este museo de Barcelona, la casa de les Punxes, es una de esas actividades menos conocidas de la abarrotada Barcelona y puede ser una buena opción para aquellos que quieran investigar en la espectacular arquitectura de un lugar especialmente conocido por las obras del famoso arquitecto modernista Antonio Gaudí.

You may also like...

2 Responses

  1. Carlos dice:

    que bonita experiencia, muy buen relato. Felicitaciones, sigue publicando mas sobre España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *