TARANAKI, el lugar al que DESEARÁS IR (tras leer esto)

Todo comenzó en Japón. Me encontraba en un pequeño local del barrio de Tennoji, en Osaka, curioseando un mapa. Me gustaría decir que era un antiguo mapa rescatado de una vetusta librería perdida entre callejones imposibles. Pero no, fue en el (bastante menos glamuroso) Google Maps.

Nueva Zelanda golpeaba con fuerza a mi puerta en el transcurso de aquel viaje sin billete de vuelta y me encontraba buscando lugares recomendados por otras personas, amigos que habían estado allí con anterioridad.

Y de pronto lo vi.

Taranaki maps

En una pequeña esquina de la isla norte, lejos de las zonas que estaba sondeando, un círculo perfecto de terreno acaparó toda mi atención.

Ansioso por ver la versión real de aquel misterioso círculo geográfico, me apresuré en hacer click sobre la imagen en Google Earth.

Una montaña cónica con la cumbre nevada apareció ante mis ojos. Monte Taranaki, indicaba un título sobre su cima.

taranaki earth

Desatado por la emoción, como quien acaba de descubrir un espacio de tierra inexplorado, acudí de nuevo al omnisciente Google para buscar imágenes de aquel lugar.

Y esto fue lo que encontré:

mount-taranaki-56

Un esbelto estrataovolcán de forma cónica cási perfecta.
El Monte Taranaki. Ese nombre estuvo resonando en mi mente durante meses dentro de mi cabeza. Y al fin, poco más de un año después, pude tocar sus rocas.

Viaje al  monte Taranaki (y su región)

Taranaki es una región de la costa oeste de la Isla Norte de Nueva Zelanda, a unas cinco horas en coche de Auckland. El emblema de la región no es otro que el Monte Taranaki o Monte Egmont, un volcán dormido de 2518 metros, que forma parte del Parque Nacional Egmont.

Monte Taranaki, Isla Norte de Nueva Zelanda

Los humanos han ido desarrollando sus vidas en torno a su totémica figura durante años, admirándolo y temiéndolo a partes iguales (hablando con varios lugareños me dí cuenta de que estos hacían especial hincapié en que no lo llamase “volcán”, sino monte, ya que la primera es una palabra que infunde algo más de miedo).

Taranaki se ve desde cualquier lado de la región en los días soleados, ejerciendo de amuleto terrestre para todos los nacidos en esta zona de Nueva Zelanda.

Cómo ir al monte Taranaki

Para llegar a Taranaki desde Auckland se puede realizar en autobús, a través de la compañía Intercity. Este autobus cubre la ruta hasta New Plymouth. Para moverse a alguno de los pueblos que rodean el monte, tales como Eltham o Stratford hay que coger otro autobus.

El acceso principal al parque está al norte, en el Centro de Visitantes del Parque Egmont, cerca de Egmont Village. Existe otra posiblidad al sureste, el Centro de Visitantes de las Dawson falls, desde el que se puede hacer una ruta circular que pasa junto a cascadas y lagunas naturales.

La forma más fácil es hacerlo con vehículo propio, ya que no hay un servicio de transporte público que lleve hasta el centro de visitantes. Hay varias empresas que ofrecen servicios de rutas guiadas desde las ciudades de New Plymouth y Stratford.

Yo no usé ni lo uno ni lo otro. Estos fueron mis billetes de transporte hasta el monte Taranaki.

Autostop Nueva Zelanda

En efecto: autostop.

En el futuro escribiré sobre ello, pero puedo asegurar que Nueva Zelanda es de los lugares más sencillos que me he encontrado para hacer autostop . El promedio de espera ha estado entre 10 minutos y 20 segundos (literal, ni yo me esperaba que parasen tan pronto).

Rutas en el monte Taranaki:

Desde el centro de visitantes del Monte Egmont nacen varias rutas, todas perfectamente señalizadas, entre las cuales destacan:

Summit climb: es la más deseada y también la más exigente, la ruta hasta la cima del monte Taranaki. A partir del Tahurangi lodge el camino se vuelve más pronunciado y exigente por la presencia de más materiales sueltos de roca. Se necesitan unas 8 horas para completar el camino ida y vuelta y unas buenas condiciones climáticas. Sino, puede resultar algo peligroso.

Subida al Monte Taranaki

Tahurangi translator tower round trip: camino circular que asciende hasta el Tahurangi lodge por el summit track y después desciende tomando el Holly Hut Track hasta el centro de visitantes. Se puede realizar en 4 horas y alguna parte requiere de un mínimo de forma física.

Tramos de varios días: hay varias rutas de más de un día, como el Pouakai circuit (el Pouakai es una pequeña montaña que se encuentra en la vertiente noroeste del Taranaki y sobre la que después contaré una historia) o el Around Mountain circuit, que emplean entre 2 y 5 días para completarlos, con varios refugios para pernoctar durante el recorrido.

_1480281

Hay varios tramos que se pueden hacer en menos de una hora como los que dirigen al Ambury Monument o el Ngatoro Loop track, que pasa por mitad del frondoso bosque nativo de Nueva Zelanda.

Para saber más, puedes verlos en la página web del Parque Nacional de Egmont.

Dónde alojarse en Taranaki

Hay varias opciones para alojarse en Taranaki:

Dentro del Parque Nacional existen un par de alojamientos, el Konini Lodge y Camphouse. Hay otros dos, de gestión privada: Stratford Mountain House (East Egmont) y Dawson Falls Lodge, en Dawson Falls.

Helicóptero de rescate en Taranaki

Fuera del parque también hay numerosos alojamientos disponibles, especialmente en las ciudades más importantes: New Plymouth y Stratford.

Precio del Monte Taranaki

Gratis. Qué bien suena esa palabra, especialmente en un país no muy barato como es Nueva Zelanda, ¿eh?

Qué más hacer en la región de Taranaki

La región de Taranaki esta formada por pequeños pueblos donde la vida pasa acariciándole minutos al reloj. Caminar por algunos de ellos es, en ocasiones, como trasladarse en mitad de un pueblo perdido de una película estadounidense.

Pueblos de Nueva Zelanda

Los luares más destacados son:

New Plymouth, pueblo costero, el más grande de la zona y con una bonita zona de playa.

Stratford: Todo en este pueblo es pura literatura, empezando por el nombre: Stratford upon Avon fue el lugar natal de Shakespeare, y a él se debe que así se llame esta localidad. En Stratford hay guiños constantes al autor británico: las calles, todas con nombres de personajes de sus obras; la torre del reloj o glockenspiel, de diseño totalmente de la época shakespiriana y con un mecanismo que, cuatro veces al día, a las 10, 13, 15 y 17, representa una escena de Romeo y Julieta.

Stratford, Taranaki

Hawera: Otro pequeño pueblo costero, situado en la costa sur del área de Taranaki

Te voy a contar una historia

Nueva Zelanda es, sobre todo, cultura maorí. Los maorís crearon numerosas leyendas en torno a su espectacular tierra. Una de ellas dice así:

Hubo un tiempo en el que existían dioses-montaña que habitaban el centro de la Isla Norte: Tongariro, Taranaki, Ruapehu… y la bella Pihanga. Todos estaban enamorados de ella y querían conseguir ser sus amantes, pero especialmente Tongariro y Taranaki. Ambos comenzaron un terrible combate salpicado de lava, truenos y furiosa tormenta. Durante el lance, Tongariro perdió su cabeza , la cual cayó en el lago Taupo y se convirtió en la isla Moututaiko. Finalmente, el poderoso Tongariro derrotó a Taranaki y este se vio desterrado al oeste.

Durante su viaje, el derrotado Taranaki excavó el río Whanganui, hasta el lugar donde se instaló finalmente, al oeste de la isla, junto a la bella montaña Pouakai. Allí encontró el amor junto a Poukai, pero se dice que, los días nublados en los que las nubes tapan su cumbre, Taranaki llora sin que le vean, con su mirada clavada en el centro de la isla, en la dirección en la que se encuentra la bella Pihanga.

You may also like...

10 Responses

  1. Qué curioso!!!! Como me gustan éstos lugares que se salen de lo común y se desvían de las rutas turísticas. Un abrazo!!!

  2. David dice:

    Eso es un amor a primera vista eh 🙂 La verdad es que la vista aérea es preciosa. Muy bien por mostrar lugares poco frecuentados. Un abrazo little brother

    • DaniKeral dice:

      Hola hermanito, jeje. El área te deja enamorado desde cualquier lado que la mires (aun en días nublados como los que tuve yo). Los pueblitos neozelandeses son muy especiales. Me encantan…

  3. Francisco Po Egea dice:

    Maravilloso relato. Eres un gran viajero y Nueva Zelanda enamora. Ten cuidado, como sigas así te quedas allí para el resto de tu vida.

    • DaniKeral dice:

      jajajaja, gracias Francisco, como siempre, diriges unas palabras que alegran el alma.

      La verdad es que Nueva Zelanda está siendo… muy, muy especial. En el blog sólo he escrito esos dos artículos, pero todo lo que he vivido hasta ahora en 20 escasos días… madre mía. Ya verás lo que va a seguir, jeje.

      Un abrazo!

  4. Marta dice:

    Hola!!! gran blog!! acabo de leer alguno de vuestros blogs y me han encantado. os seguiré de cerca. Nosotras somos dos hermanas que hemos empezado en este mundo de los blogs, con poca idea pero mucha ilusión y muchos lugares visitados. Por si os apetece pasaros por ahi http://passporttoyourdreams.blogspot.com/ o seguirnos en nuestra red más activa insta @passport_to_your_dreams

    • DaniKeral dice:

      Hola Marta, me alegra que te guste mi rincón creativo. Muchísima suerte en vuestra andadura blogueril! Sobre todo no olvidéis una cosa: haced lo que a vosotras os llene!

      Un abrazo!!

  1. marzo 6, 2017

    […] no sólo consiste en buscar lugares increíbles, atardeceres legendarios o experiencias que marcan un antes y un después en tu […]

  2. marzo 13, 2017

    […] en su legendaria lucha contra el poderoso Tongariro (podéis leer más sobre el espectacular Monte Taranaki pinchando aquí). Terminado el ascenso, de poco más de un kilómetro, la ruta continuó por una planicie de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: