LAPONIA NORUEGA: el sueño de la AURORA

El sueño de la Laponia noruega

La Laponia noruega es un sueño, un dulce sueño de inmensa y vibrante naturaleza (aviso, al final del post, alguien llorará lágrimas de hielo…)

Yo tuve la suerte de vivir el sueño de invierno, el de la luz crepuscular, el de los días brillantes y las noches boreales.

Desde el avión, durante la llegada a  Tromsø, tierra, cielo y mar ya te muestran, de forma desvergonzada, la magnitud de lo que vas a vivir en Laponia noruega, en cuanto pongas tus pies sobre el suelo helado que cubre hasta la arena de las pequeñas playas que se divisan desde la altura. 

Laponia Noruega

En Tromsø, la pequeña gran ciudad del norte de Noruega, la vida es sencilla y apacible. Situada en una pequeña isla, está conectada por distintos puentes al resto de islas y al continente.

Laponia Noruega 1

El viajero que llega a ella puede encontrar varias pequeñas joyas en sus alrededores, como mi favorita: la pequeña y solitaria playa de Telegrafbukta, al suroeste de la isla. 

playa de Telegrafbukta

y las increíbles vistas del extremo sur de la isla.

El mar en noruega hipnotiza

Tromsø es el lugar perfecto para empaparse de la cultura del ártico a través sus tres museos: el museo Polar, con la historia de Amundsen y otros grandes exploradores, Polaria, el museo de vida marítima 

Tromso Polaria

y el Museo de la Universidad de Tromsø, con una interesante y necesaria exposición sobre la historia del pueblo Sami, la fauna lapona y las auroras boreales

Tromso Pueblo sami

 

Pero lo que realmente cautiva de esta tierra es adentrarse en ella, recorrer sus tierras y su cultura y profundizar en sus lenguas de mar, sus fiordos.

Es en esa búsqueda en la que te encuentras con la auténtica Laponia noruega, la que venías soñando desde el avión, o desde tu infancia… o desde antes incluso de haber nacido. 

Laponia, la que venías soñando desde el avión, o desde tu infancia... o desde antes incluso de haber nacido. Click Para Twittear

Casas que acarician lagos helados se precipitan por el  borde de laderas anegadas por la nieve, bajo la luz cetrina de un sol invernal que apenas ilumina  y nada calienta. 

Un lago congelado

Pequeñas barcas pesqueras que aguardan ese ansiado momento de salir a la faena.

Fiordo en noruega

La nieve invade todo… y múltiples caminos de huellas se extienden en todas direcciones, invitándote a vivir una aventura con infinitos finales que te dejarán sin aliento…

Tromso: Ersfjord

…sin aliento, como la maravilla de calma y placidez del Ersfjord, junto a la pequeña aldea de Ersfjordbotn,

Ersfjord

un lugar donde el mar no parece mar, sino laguna de plácidas y transparentes aguas, donde todo sonido se ve engullido por el blanco nuclear de la nieve, el silencio mágico de la voz del fiordo y el dulce frío del invierno boreal.  

Y entonces la noche cae y el frío y la tierra se vuelven letales para el hombre.

Es momento de refugio y de sumergirse en las raíces de Laponia. El pueblo sami, habitante de esta tierra desde tiempos inmemoriales, aun pervive, y restos de su, por momentos, debilitada cultura,  se dejan ver ante el viajero, como es el caso de la kåta, la tienda tradicional sami. 

Tienda sami

Dentro de ella, un fuego sirve de consuelo, mientras se comparten malvaviscos, ante la fría y larga espera nocturna para  vivir el gran tesoro celeste que esconde esta tierra, ese que todo viajero busca cuando acude a estas latitudes, el gran broche que hace de las noches tan apasionantes como los días…

Sales de tu refugio, te alejas, esperas que tus pupilas se ensanchen y se adapten a la escasa luz nocturna y, de pronto, puedes  verla, ahí arriba, tan imponente, mágica y fantasmagórica: la luz de la Aurora Boreal:

Aurora boreal

Tu corazón palpita con fuerza y tus lágrimas se congelan cayendo por tus mejillas, con la emoción invadiendo todo tu cuerpo. Y el frío ya no existe, solo existe ella… Y casi no te lo crees, ahí arriba, danzante,  inconstante, etérea. La aurora boreal es un fenómeno salido directamente de tus sueños más profundos. 

Aurora boreal danzando en el aire

Y a través de tus lágrimas de hielo te das cuenta de que, efectivamente, Laponia Noruega estaba en tus sueños… en tus sueños desde mucho antes de que nacieras.

 

¿Dónde ver la Aurora Boreal?

Si sueñas con ver la maravilla de la aurora boreal,

PINCHA AQUÍ 

para ver dónde la puedes encontrar en Noruega


Y si te ha gustado lo que has encontrado y quieres  seguir viviendo más sueños boreales, te propongo una cosa…

Acompáñame a conocer las tierras de   Svalbard, el lugar poblado más al norte del planeta

y aprender  qué puedes ver y hacer en Svalbard

 

You may also like...

18 Responses

  1. Patri dice:

    Pues sí, Laponia está en mis sueños desde siempre, y me la imagino tal y como la cuentas, con esos paisajes blancos infinitos, helados, y el baile de la aurora en el cielo… Al menos hoy soñé a través de ti, gracias compi 🙂
    Un abrazo

    • DaniKeral dice:

      Jejeje, me alegra haceros soñar un poquino!!! Yo a ti te veo pillando Auroras, eh???

      Por cierto, la siguiente será exclusivamente sobre las auroras… y será un tanto especial. 🙂

      Abrazote!!!!

  2. La cultura sami me flipó. Nosotras tuvimos la suerte de coincidir con un festival de cine en Laponia y pudimos convivir un poco y conocer más de su cultura. Fue un encuentro realmente rico e interesante (además de algo alcohólico y divertido), pero es que resulta que la cultura sami y la vasca tienen muchos puntos en común y como quien dice son primas hermanas. Todos conocían el País Vasco e incluso habían estado aquí.
    La verdad es que es una cultura que me llama mucho la atención y la cual me gustaría conocer más a fondo. Desde luego, la gente que vive en esa Laponia mágica, de alguna forma u otra, ha de ser especial.
    Un abrazo!

    • DaniKeral dice:

      Que experiencia tan buena!! En este viaje me faltó algo de tiempo para mezclarme más o indagar en los sami, pero la verdad es que también me atrajeron muchísimo. No sabía lo del País Vasco, pero la verdad es que pensándolo… tienen como rasgos bastante similares.

      Pero lo que tu deces, la gente que vive en ese lugar tan especial… tiene que ser especial por necesidad.

      Un abrazote Andrea!!

  3. G.P.V. dice:

    Menudo artículo… Estaba preparando un viaje este verano a un país más conocido, y me has hecho darme cuenta de que siempre voy a los mismos sitios porque ya los conozco y me muevo con soltura, y que sin embargo me quedo sin conocer sitios tan únicos, increíbles y preciosos como Laponia, por ejemplo. Muchas gracias, me has transmitido lo que es viajar, de verdad.
    ¡Un saludo!

    • DaniKeral dice:

      Muy buenas G(ermán?)! Muchas gracias por pasarte por mi pequeño rincón. Y muchas gracias por el comentario “levantamorales” que me has puesto, leer cosas así al final del día te sube la energía!
      Sobre Laponia… te aconsejo sobremanera que vayas. En verano es algo que yo también quiero experimentar, porque cambia radicalmente todo, el paisaje, la forma de vivir la naturaleza… Noruega tiene dos caras que hay que vivir.

      Un abrazo!!

  4. Confieso que al leer lo de las lágrimas de hielo me he ido al final del post (qué le vamos a hacer soy adicto a los gesto efectistas) ¡Y he alucinado! después de ver las imágenes de la aurora, he vuelto para arriba y he vuelto a bajar ¡Y he vuelto a alucinar! Llevamos mucho tiempo sin invierno, pero esos paisajes noruegos tienen el frío bello.
    Te entendemos muy bien con eso de que realmente sentiste que estabas cumpliendo un sueño, de que Laponia Noruega, probablemente estuviera en tus sueños incluso antes de nacer (aunque parezca un sinsentido). Digo que lo entendemos porque nosotros estamos acercándonos a un lugar similar, al sueño de Usuahia y el fin del mundo patagónico ¡Bello post y bello lugar, felicidades!

    • DaniKeral dice:

      jejejje, las lágrimas de hielo son efectivas, ciertamente… pero totalmente reales! La emoción del momento fue increíble (ya contaré la experiencia de llegar hasta la Aurora, porque tiene un tinte muy mágico).
      Vuestro sueño de Ushuaia es un sueño que yo espero también alcanzar, probablemente a la misma altura (pero hacia el sur) que el de Noruega. Cuando lleguéis, sentiréis ese temblorcillo de estar ante una obra de arte de la naturaleza.

      Un abrazote!!!

  5. Andrea dice:

    Realmente son lágrimas de hielo… Pero de las buenas.
    Tuve la suerte de cumplir este sueño en enero de este año y es tal cual como lo relatas y más tabién. Espero poder volver a verlas y volver a recorrer ese pais tan marsvilloso.
    Te felicito por el post. Saludos

    • DaniKeral dice:

      Es una emoción tan profunda que… no sabes ni como sostenerla, cierto.

      Espero que puedas volver a sentirla!!

      Muchas gracias por escribir, Andrea!!
      Un saludo!

  6. Que preciosidad y que emoción poder disfrutar de las auroras boreles, es normal que llorará lágrimas de hielo o de lo que fueran!!

    Cada vez vamos leyendo más sobre Noruega y poco a poco nos va entrando el gusanillo para visitarla. Seguiremos muy de cerca tus pasos por este país, a ver si nos terminas de inspirar con magníficos post como este!

    Eva y Carmelo

    • DaniKeral dice:

      Gracias Eva! La verdad es que es un auténtico placer… sientes que estás haciendo una de esas cosas que marcan tu vida… Hacedla cuanto antes… para volver a poder repetirla cuanto antes 😉

      Un abrazote!!

  7. Cristina dice:

    Con estas imágenes casi sobran las palabras… porque como dices al principio “tierra, cielo y mar ya te muestran, de forma desvergonzada, la magnitud de lo que vas a vivir”. Y eso algo que queda patente en cada imagen: la grandeza del lugar.
    Gracias por mostrarnos este lugar con estas maravillosas imágenes.
    Un saludo

    • DaniKeral dice:

      Hola Cristina! Noruega va de guapa… y con razón. Es una auténtica belleza, y así te lo muestra, sin tapujos!!
      Un abrazote!!

  8. Madre mía, menudos fotazas! La verdad es que se trata de un sueño de viaje, que veo lejano porque somos muy frioleros. Pero vamos, con inspiraciones como la de este post, todo es posible!
    Un saludo!

    • DaniKeral dice:

      Jeje, hola Jordi! Gracias por pasarte por aquí y por el piropo! Creeme, el frío se lucha muy fácilmente con unas capas bien puestas (eso por la noche, por el día en Tromso me hizo increíble algún día de sol) y la aurora y lo que ofrece Noruega nevada es…

      Un abrazo!!!

  1. abril 14, 2016

    […] La historia comienza una fría noche de marzo en Tromso, Laponia noruega… […]

  2. septiembre 14, 2016

    […] un importante centro cultural de la Laponia Noruega, con mucha oferta de actividades tanto de naturaleza como de ocio […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: