Con J de Osaka

Osaka es este chico que se ríe (y la chica que lo acompaña).

_1060375 copia

Cuando sientes, en mitad de un viaje por India, que lo que más te apetece en ese momento es realmente ver a la gente que te importa, es cuando surge una letra:

J

Meses atrás viste cómo tu mejor amigo partía para encontrarse con los sueños que aparecían por su mente en aquellos momentos (tal y como decidiste hacer tú mismo poco después empezando a preparar un Viaje Creativo) a un archipiélago remoto del pacífico… y te quedaste con ese sabor agridulce de la despedida y feliz del sueño perseguido por alguien que aprecias.

Pero, automáticamente, aquel archipiélago apareció en el mapa. Allí tendría que ir el Viaje Creativo.

¿Habría visitado Japón sin estar el hombre sonriente de por medio? Quizá sí, quizá no. Pero ahora no cabía duda: a ese lugar había que ir.

Y así apareció, en mitad de un viaje por India.

Así que sonrisa y hombre sonriente se encontraron conmigo de repente una noche en mitad de un abarrotado Tennoji, en la ciudad de Osaka. Y la sonrisa se contagió. Los japoneses sonrieron (más aun). Las papeleras sonrieron (Ah no, espera, si no hay ninguna en Japón). Hasta la inmensa torre Abeno Harukas, la más grande de Japón, se echó unas risas.

_1060255 copia

El colorido Shinsekai con su torre Hitachi, fue el lugar de las primeras conversaciones, la primera cerveza japonesa, el primer shushi y los primeros okonomiyakis. Todo nuevo sobre una esencia ya conocida. Muchas cosas que contar, muchas ganas de contarlas.

_1060268 copia

Las primeras notas curiosas sobre Japón llegaron al instane: bares con cortinillas en la entrada para guardar un poco más las intimidades de las bocas hambrientas de su interior,

_1060263 copia

o el infernalmente ruidoso y estridente Pachinko (dadle al PLAY y flipad, aviso, es MUY ruidoso)

_1060270 copia

Con los días por delante y una sensación como de encontrarse en otro planeta, aparecieron los primeros contactos con el sintoísmo, del cual no sabía nada hasta que Japón apareció en el mapa (ya hablaré de ello en otro post).

_1060319 copia

Encontrabas las calles tranquilas y evocadoras de aquellos dibujos manga que leías y veías de adolescente personificadas en las calles y callejuelas que siguen la vía del tren cerca de la estación de Bishoen.
_1060279 copia

Castillos que de repente tenían formas que nada tenían que ver con las sobrias construcciones de mi tierra castellana de sol y horizonte, a los que te podías pasar mirando durante minutos y minutos.

_1060356 copia

Y claro, en Japón de repente aprovechabas que hay mucha más gente que conoces , gente incluso de tu barrio como Flapy, al que vuelves a ver a miles de kilómetros , cambiando el mítico bar San Matías de Aluche por el espectacular barrio de Namba con sus millones de luces…

_1060364 copia

…y sus imágenes archifamosas

_1060367 copia

Y pasaban los días en Osaka, más de lo que la teoría viajera dicta que se podría dedicar a una ciudad como Osaka con todo lo que tiene Japón esperando por ser visto.

Pero el caso es que Osaka tiene algo que la hace superior a cualquier otro lugar en Japón, algo que la hace que se merezca todos los días del año en una visita a Japón.

Y ese algo es J.  La J de Osaka, 

(-¿Me pones otra doble?
– Pero tio,  si ya nos íbamos!!!… Enga, que sean dos.)

You may also like...

8 Responses

  1. Patri dice:

    ¿Las fotos torcidas son producto de muchos litros de sake? 😉
    P.D. Me he quedado sorda, ya te vale ja ja ja
    Un besazo enorme

  2. lety dice:

    Me gusta mucho como escribes Dani. Tienes el don de ver más allá de lo que hay. No muchos lo tienen!
    (uuhhhh el pachinko y su ruido infernaaal jaja)

    • DaniKeral dice:

      Piropazooooo que me mandas, Leti!!!! Graciasss, jeje, que ganas de seguir viendo cosas rarunas me das!!
      PD: Pachinko es flipante… mader mader

  1. enero 7, 2017

    […] Así que un día los reuní en gabinete de crisis en el piso 47 de la torre Harukas de Osaka. […]

  2. febrero 16, 2017

    […] comenzó en Japón. Me encontraba en un pequeño local del barrio de Tennoji, en Osaka, curioseando un mapa. Me gustaría decir que era un antiguo mapa rescatado de una vetusta librería […]

  3. abril 14, 2017

    […] cantos en japonés. Veo a mi querido Juan bailando con la que se convertiría en su familia. Las veladas de Osaka fueron como aquellas del Madrid de los viejos tiempos, cuando las noches sabían a cerveza, blues y […]

  4. agosto 22, 2017

    […] le dedica poco a Osaka. Yo le dediqué bastante tiempo porque, entre otras cosas, me ligaba  una causa personal a esta […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: