ARTISTAS VIAJEROS #4: Xavier y Carme y la Literatura.

Con 3 vueltas al mundo y un estilo de vida que les permite moverse libremente, los siguientes Artistas Viajeros se han ganado con creces el apelativo de Nómadas Digitales.

Tras la magia fotográfica de Rubén Señor, llegan…

Xavier y Carme, de La vuelta al mundo.net, y la Literatura.

lavueltaalmundo.net

Esta pareja, con base en cualquier lugar del mundo, se dedica a disfrutar de la vida con lo que más les gusta hacerlo: viajando , enseñando  y escribiendo.

Ambos han escrito tres libros de viajes: “Diario de viaje de un viaje diario”, “Pasaporte hacia ningún lugar” y “Todo al 69”, nacidos de sus respectivas vueltas al mundo y Xavier una novela histórica, “La Ambulancia”, con tintes personales, que le llevó a viajar atrás en el tiempo, adentrándose a través de la literatura en la historia de su familia durante la Guerra Civil.

Esta vez no les he preguntado por una de sus obras como a otros Artistas Viajeros, me he dejado llevar por la inspiración literaria. Y sus respuestas han sido… francamente espectaculares.

1.Hacedme una breve intro personal de cada uno…describiros el uno al otro utilizando un personaje literario.

Carme es Sherlock Holmes, una persona con una gran capacidad de deducción e interpretación de las cosas. Analiza rápidamente las situaciones y llega de manera fácil a una conclusión. Interpreta la realidad con mucho sentido común y de forma muy lógica.
Xavi es Phileas Fogg, ya que al igual que el personaje, cuando se propone una cosa lucha hasta conseguirla a pesar de que el camino esté lleno de obstáculos.

2. Metámonos dentro del escritor/a. Os voy a pedir que elijáis alguna escena o tramo de alguno de vuestros escritos, aquel que fue de los más difíciles de escribir.

Sin duda, uno de los textos que más nos costó escribir fue el prólogo de nuestro tercer libro, ‘Todo al 69’. En él explicamos una de las época más dolorosas de nuestras vidas, cuando una enfermedad grave que hubiera podido ser mortal se cruzó en nuestras vidas. Fueron dos meses muy duros, en los que la incertidumbre de no saber si al final ganaríamos esa batalla nos sumió en una época gris, desesperante y triste.
Fue difícil describir todos aquellos días intentando hacer entender al lector que, a pesar del dramatismo de nuestras líneas, aquello resultó una experiencia tremendamente positiva en nuestras vidas y que nos hizo tomar decisiones de suma importancia.
Tratar de lanzar un mensaje positivo a partir de un suceso que había sido muy doloroso y traumático para nosotros nos obligó a esforzarnos. En primer lugar, porque nos hizo rememorar todos aquellos días, lo cual fue complicado de gestionar a nivel emocional. Y en segundo lugar, nos hizo ver que a veces se tienen que hacer equilibrios para tratar de hacer sentir al lector las emociones que quieres que sienta. Click Para Twittear

3. En vuestras novelas habéis descrito vuestra experiencia viendo la vida de diferentes personas a lo largo y ancho del planeta… Invirtamos la situación: meteos en la piel de alguna de esas personas y escribid las palabras que ella pondría en su diario al hablar de vosotros,  lo que habría aprendido al estar en contacto con vosotros.

“Cuando esta mañana he ido a tomar un café al bar de siempre, la mesa donde suelo ponerme estaba ocupada. Había una pareja con una niña pequeña. La mesa estaba repleta de cosas que apenas cabían, puesto que un ordenador portátil ocupaba casi todo el espacio. Ha habido un momento en el que él se ha levantado a buscar una toma de corriente para conectar el ordenador. La toma de corriente estaba detrás de mí y eso ha hecho que me haya tenido que apartar para dejarle conectarlo. Eso nos ha hecho comenzar una conversación.
Me han explicado que estaban trabajando.
-¿En un bar? – he preguntado extrañado.
Me han dicho que eran nómadas digitales, y cuándo les he dicho que no sabía lo que era, me lo han explicado detenidamente.
Hace mucho se cansaron de pasarse la vida en una oficina, y que decidieron explorar nuevas posibilidades. En aquel momento, me he sentido muy identificado con ellos, pues en mi caso también estoy pasando por un momento en mi vida en el que me estoy replanteando ciertas cosas, y desde luego la faceta laboral es una de las que más me hace reflexionar.
Me han explicado que eran viajeros y escritores, que creían que el viaje era un elemento transformador muy potente, que consideraban que

viajar era la mejor escuela de la vida, y que por eso querían criar a su hija, de unos 2 años, viajando. Click Para Twittear

Lo que ha comenzado como una conversación informal, ha ido derivando en algo más, hasta que ha llegado un momento en que me he dado cuenta de que llevábamos más de una hora hablando.

Hemos hablado principalmente de viajes, pero ha habido un momento en que la conversación se ha centrado en la valoración que cada persona hace del tiempo. De cómo los días van pasando, de cómo a veces invertimos nuestras horas en cosas que no merecen la pena para luego no tener tiempo para dedicar a las cosas importantes.
El tiempo… -ha comentado ella- un elemento que el hombre siempre ha sentido la necesidad de medir y clasificar, para sofocar la frustración de saber que es una de las pocas cosas que nunca podrá controlar.
Y justo después de esa afirmación ha sido cuando me he dado cuenta de que debía partir, que ya hacía rato que debería haber vuelto a mi lugar de trabajo.
-Por eso decidimos dejar de pasar nuestra vida en una oficina a las órdenes de alguien -me dijeron al despedirse-. Para poder ser libres y poder ser cómplices del tiempo en lugar de ser sus esclavos.

4. Hay una novela muy especial, una que habla sobre la historia de un personaje clave de la familia de Xavier: Xavier, desplacémonos a un momento imaginario: escoge un lugar de los que has visitado al que te gustaría haber viajado junto a tu abuela, como un regalo para ella. Escribe una escena en la cual estéis tú y ella en ese momento, en ese lugar, sintiendo, respirando, viviendo… disfrutando.

Uno de los días más importantes de mi vida fue cuando fui con mi abuela a la playa de Argelès-sur-mer.
También fue uno de los más importantes para ella.
Aquella playa del sur de Francia era donde ella había estado junto con mi abuelo, en los años de la posguerra.
Por aquel entonces, la playa no era una playa, sino un campo de refugiados. No había sombrillas ni toallas en la arena, sino chabolas construidas con palos y mantas, en un intento de combatir las bajísimas temperaturas que allí se daban, causante de no pocas muertes al día.
La cara de mi abuela era un poema. Allí donde ahora estaba viendo un puestecillo de helados, allí donde ahora veía un socorrista musculado, allí donde ahora veía una colchoneta hinchable… había sido un lugar tenebroso, donde la gente moría de frío, de hambre, de pena…
El lugar que ahora sus ojos estaban observando, que ofrecía una visión idílica veraniega, había sido el lugar donde ella tanto había sufrido.

Me sentí muy satisfecho de haberla llevado allí. Era como si pudiera subsanar todas las heridas que desde hacía tantos años la atormentaban. Como si visitar aquel lugar, lejos de hacerle rememorar escenas pavorosas, le hubiera ayudado a cerrar cicatrices que de otra manera nunca se hubieran cerrado.

5. Escribid la primera frase del primer párrafo de la novela que aún no habéis escrito y que ni siquiera sabéis todavía que vais a escribir.

La locutora consiguió ponerla nerviosa cuando la entrevista aún no había comenzado. Aquella mirada demasiado directa no era lo que más le inquietaba. Lo que realmente le hacía sentir vulnerable y desprotegida, era la poca distancia que había entre ellas dos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: